To read

MEMES AND PREACHERS. An approach to digital emancipation.

by Jesús Torrivilla.

Let’s assume there is an imaginary square in which political leaders from twenty years ago, those apostles of impossible future times, were subject to their audiences imaginative powers whom, publicly, could and would then mock them. A square in which the discourse they propose could be scratched, drawn on, chewed, discarded. Some days noisy, some days calm, some others dissident, from time to time ghosts wander through this square, or spies haunt it, or its bystanders get paranoid. It is the scenario for victories and defeats, for gray days, grim cats portraited in Victorian poses, and for serious journalistic dossiers.

The goal is imagining a square for image. An impossible something where we relate to the narrative universe of otherness: either we like it or we bury it. Where we do not believe in anybody anymore, and share our uneasiness with renewed hope. This metaphoric space is an example of the new digital subject, its new ways to build connections and the surplus value born out of such relations, meaning it is not only a curious hobby. It carries, within its dynamics, the grounding logic of an emancipatory citizenship able to rehearse the continuation of peace but using other means.

Magical digital state. After building a subsoil-relying State, we have seen how, one step at a time, this very same faith becoming a void belief: we believe in the State as we kneel in front of its altar to beg for progress, baptized with oil. The truth is that, as a screen turns on in each and every home, the light in surgery rooms and basic industries goes off. Venezuela is a country that receives a knowledge-based society amidst one of its deepest historical crisis since we started imagining ourselves as a National State, since we peered a Project for Modernity.

According to Fernando Coronil Imber (2013), the Venezuelan transformation Project into an oil producing country is born out of a shift: we perceive it as two separate bodies. One of them is political, where its citizens reside. The other one is natural, where the wealth is. That is why “when melting in itself the multiply scattered powers in those two bodies, the State emerged as a unique agent endowed with a magic power able to rebuild the whole nation”.

It is a rhetoric State which, in sequential discourses has imagined itself as a power, a Messiah, a Saudi State, democratic, modernizing, revolutionary, redeemer. According to Coronil Imber we, the audience that remains attentive to these discursive outrages do not internalize such arguments but allow ourselves to be subjugated by them. He claims “the Venezuelan State tends to dazzle using the wonders of power, not convincing throughout reason, so the latter becomes an ingredient of the menacing show of its empire”. We wait for discourses emerging from our institutionally. But only to be wondered by it’s bold and reckless projects. Even one of our most groped phrases, “planting oil” carries within itself the damned seed of the magical. We believe someone has taken away the sow that should have grown into hospitals, schools, highways, industries and airports. This is, yet again, a rhetoric mistake.

In which strategies can we, citizens already dazzled by oil promises, rely on?

The knowing-society offers us a way out at an identity-constitutive level. Carlos Delgado Flores (2012), a journalist and communication researcher, describes a historical moment in which Bauman’s liquid modernity and Auge’s over modernity categories live one next to the other, where every wave re-signifies the contemporary subject identities. Among the coercitive shots –both real and rhetorical- and disciplinary discourses, a new force emerges the capacity to create an intersubjective, modular signification, powerful enough to rethink the world. This means trusting again in the others’ word, dismantling hegemonic narratives in order to understand a society with our own words, seeing and agreeing on what is going on, in order to build a common meaning.

Trusting again in the capacity groups have poor social production of knowledge implies beginning the reconstruction of a citizenship that won’t kneel before the altar of the State. Delgado Flores believes in a subject that can be “autotomized amid the multitudes as a knowledge producer”, who, being aware of the fact that he is actually trading power and not mere commodities, can constitute its identity in public space. The connected citizen is the one that will exercise methodical doubt that will collectively build a critical pedagogy that reacts the readymade discourse. It is the dialogical construction of a “minimal ethics” –Delgado claims- one of the strongholds that will make the subject’s action more effective within its communities.

The magic preacher that encourages us to obey him/her is disarmed when we start to build consensus. In a meme, a multipliable gene that mocks it is the capacity to build dissident networks able to achieve political change. Networks depolarization  These last fifteen years have been a challenge for consensus building. Media has gone through the attack of what Marcelino Bisbal (2014) –one of the minds that has thoroughly studied Venezuelan media calls the Communicating-State, in which the battle for hegemonic dominion is carried out in the symbolic as its main stage. According to Bisbal’s data, TV and radio are still the main media (when it comes to reaching) but, however, according to CONATEL’s most recent published data (2013), Internet reaches 43% of the Venezuelan population. That’s one of the top 5 in Latin America. The soil is now fertile, ready to debunk the preacher’s speech. Bisbal points out that the confluence of factors –such as corporative power and new technologies- all contribute to

The soil is now fertile, ready to debunk the preacher’s speech. Bisbal points out that the confluence of factors –such as corporative power and new technologies- all contribute to Bisbal points out that the confluence of factors –such as corporative power and new technologies- all contribute breaking the link between territory and culture, allowing then the emergence of common spaces in which new identities act. In this scenario, thinking the construction of majorities has met it’s decisive.

In this scenario, thinking the construction of majorities has met its decisive challenge on the Internet is not an exaggeration. Iria Puyosa, a political communications researcher, claims that in this moment “there are more Venezuelan voters logged on Facebook on a daily basis than voters watching OpEd TV shows, or reading newspapers”. This is no mirage, neither a trap set for which a country that ignores its own poverty wounds. Venezuela has a wide online audience able to organize itself in networks in order to articulate changes. Puyosa affirms that, by 2012, more than 9 million Venezuelan voters were online: that’s approximately half of the Permanent Voter Registration totals. Puyosa’s research shows that in a political communication model that assumes networking as its Puyosa’s research shows that, in a political communication model that assumes networking as its priority, instead of mass media, polarization descends and makes way for possible changes in their members’ political positions. This leads her to affirm that “the building of a new political majority will be born in a relatively short term through the changes in those citizens who participate in a contemporary network- societies”. She adds, moreover, a phrase voters are used to listen, after every process: that’s a truly irreversible tendency. Dense networks that surpass digital media. Networks that protect themselves from political control, held from the State. Networks that grows less and less innocent.

Puyosa affirms that, by 2012, more than 9 million Venezuelan voters were online: that’s approximately half of the Permanent Voter Registration totals. Puyosa’s research shows that in a political communication model that assumes networking as its Puyosa’s research shows that, in a political communication model that assumes networking as its priority, instead of mass media, polarization descends and makes way for possible changes in their members’ political positions. This leads her to affirm that “the building of a new political majority will be born in a relatively short term through the changes in those citizens who participate in a contemporary network- societies”. She adds, moreover, a phrase voters are used to listen, after every process: that’s a truly irreversible tendency. Dense networks that surpass digital media. Networks that protect themselves from political control, held from the State. Networks that grows less and less innocent.

Dense networks that surpass digital media. Networks that protect themselves from political control, held from the State. Networks that grows less and less innocent. Because of freedom of speech, in the new online public space, also allows censorship and patrol. However, facing an ever-growing-crisis, an endless tunnel, facing restlessness, the info-citizen has reasons to remain optimistic. Where? Agamben believes in thought, where the courage of hopelessness resides. Next time you make a meme, feeling brave. Share it, discuss it and keep thinking.

2015.

Referencies:

Bisbal, M. (2014). Medios de Comunicación Social en Venezuela. Notas sobre el nuevo régimen comunicativo. Disponible en: h t t p : / / p r o d a v i n c i . com/2014/06/04/vivir/medios- de-comunicacion-social-en-venezuela- notas-sobre-el-nuevo-regimen- comunicativo-por-marcelino- bisbal/ CONATEL (Diciembre, 2013). Estadísticas de Servicio de Internet. Caracas. Informe disponible en: http://www.conatel.gob.ve/estadisticas- anuales-y-trimestrales/? target=indicadores-anuales Coronil, F. (2013) El Estado mágico. Naturaleza, dinero y modernidad en Venezuela. Caracas, Editorial Alfa. Delgado, C. (2012) Sujeto digital y control biopolítico: perspectivas de comunicación. Revista Comunicación Nº159-160. Caracas. Puyosa, I. (2012). De la política mediática a la política en red. La política y sus tramas. Universidad Católica Andrés Bello. Disponible en: h t t p s : / / w w w . a c a d e m i a . edu/5801415/De_la_política_ mediática_a_la_política_en_red.

 

LA META ES NUNCA LLEGAR

por Nicolas Gerardi.

El incierto territorio del arte nunca deja de expandirse como un agujero negro que puede transformar la existencia en no-existencia, colisionar las múltiples dimensiones de la realidad humana y hacer de casi cualquier objeto real o imaginario, material o inmaterial un eje de reflexión ética-estética-discursiva. Las TIC han potenciado esto descolocando el proceso artístico de los lugares habituales (talleres, galerías, museos o la urbe) y replanteándolo como dinámicas colectivas en espacios de sociabilización digital. Quizás los ejemplos más concretos de estas propuestas en suelo venezolano serían De origen Bélico el festival BYOB y La Meta es Desmontar la Simulación, todos parecen arropados por la idea de la Zona Temporalmente Autónoma de Hakim Bey, operando sin controles ni jerarquías durante un espacio tiempo específico en un acto de rebelión participativa que de cierta manera ritual busca oponerse a la lógica de la información imperante.

La Meta busca responder las siguientes interrogantes, Cuál es la realidad venezolana más allá de los discursos oficialista y opositores del gobierno? Cómo luce ésta Venezuela?”

Este proyecto ha logrado captar a artistas, hombres, mujeres, niños, cyborg, colectivos y generar un dialogo visual dónde el sentido del humor, las dinámicas de apropiación, las formas en fuga que plantea internet se instauran como un valor necesario para enfrentar la confusa realidad dónde los productores de información son simples prolongaciones del poder que han dejado de cuestionar e investigar por complacer.

Este ejercicio de comunicación autónoma ha presentado ingeniosas soluciones para vincular el espacio cibernético con el territorio de lo real-real, una de ellas es proyectar el contenido generado por el grupo en edificios institucionales cómo embajadas y monumentos nacionales, es así como Helena Acosta y Violette Bulé, han proyectado en la embajada de Venezuela en México y en el monumento de la revolución del mismo país fundiendo el performance con la video proyección y el arte digital.

Utilizar contenido de internet para dialogar con el espacio público presenta un heptágono que describe de cierta manera el rol que vaticina Helena Acosta para la cultura, en la punta Nortede nuestro heptágono encontramos el anonimato: el contenido proyectado es generado o replicado por los usuarios de la meta espacio dónde ambos tienen el mismo mérito; el vértice Noreste sería el ejercicio político de las imágenes, traer a primer plano la reflexión sobre el ejercicio de poder que incuba tal o cual imagen; en el vértice Este la participación, reflejo directo de la pluralidad y horizontalidad que se aspira conseguir a través de la comunicación digital, el vértice Sureste plantea el problema de lo real, complejo territorio mediatizado que resulta imposible de abarcar y esta imposibilidad es uno de los motores del proyecto, el vértice Suroeste la simulación, opuesto complementario de lo real se encarga de representar los imaginarios y las categorías sobre las que evaluamos el mundo; el vértice Oeste es el humor, evitando la teorización y los cánones perpetuos el humor es el recurso retórico para exponer los violentos encuentros y desencuentros de las opiniones, juicios y hechos que se abordan en el grupo y por último el vértice Noroeste la interacción, alejado de los territorios polarizados y los opuestos antagónicos confluyen en La Meta todo tipo de posturas que se ven necesariamente forzadas a interactuar en un entorno de crítica mordaz encubierta bajo la omnipotente máscara del remix.

Pensar una escena cultural dónde cada persona sea más responsable, crítica y menos complaciente siempre será un enriquecimiento, iniciativas que neutralicen los clichés políticos y planteen contextos de discusión frontales se hacen cada día más necesarias en un país dónde se han establecidos fronteras espaciales y discursivas que parecen imposibles de esquivar. La meta siempre será desarticular los discursos del poder.

 

Venezuela, sus ciclos políticos, y elementos de continuidad y ruptura.

Rafael D’Armas. 2015.

¿Qué es lo nuevo, realmente? ¿Qué distingue a las protestas del 2014 de protestas anteriores? Pero sobre todo, ¿qué distingue al chavismo como movimiento político, de otros ciclos y movimientos políticos revolucionarios, reformadores, de transformación en el país? Siendo consecuente con el discurso que transmite La Meta, ¿dónde queda Venezuela en el desierto de lo real? Una vez que quitamos todo el adorno discursivo, todo el adorno ideológico, y cualquier interpretación de esas variables, ¿con qué quedamos? Quedamos con un país que desde su fundación ha tenido más de diez constituciones, quedamos con un país que ha tenido, y estoy hablando de 1830 en adelante, un país que ha tenido restauradores, beneméritos, ilustres, salvadores, comandantes eternos, restauradores. Hablamos de un país, que así como hoy es el petróleo, antes fue el café, fue el cacao, y antes del cacao, los cueros de vaca. Tenemos ciclos políticos que están marcados por el boom en los precios de lo que sea que estamos mono-produciendo y cuyo colapso es al colapso de esos mismos precios. Y no hemos aprendido una sola lección histórica de nuestros ciclos de abundancia y de nuestros ciclos de carencia.

¿Cómo se distingue el chavismo de lo que le precedió? La respuesta es en nada, y es una respuesta triste, porque el chavismo se inicia como movimiento político al final del siglo XX, quizás en el momento de mayor transformación tecnológica de la humanidad, y la respuesta del chavismo fue refugiarse en la lectura de un país que no existía al momento en el que llegaron al poder. Y desde entonces, la oposición no hace sino responder al discurso de un chavismo que hace una lectura de un país que no existe. ¿Y dónde queda la ciudadanía en esto? ¿Qué ha cambiado en la ciudadanía venezolana desde entonces? Tenemos un electorado más motivado, quizás por necesidad que por cualquier otra cosa, pero está bien. Tenemos una ciudadanía más politizada, para bien y para mal. Quizás la peor lección de continuidad del chavismo, es que nos encontramos en este momento en Venezuela con los mismos índices de crecimiento y desarrollo y de infraestructura que teníamos hace 30 años. Y no para caer en el cliché de la generación perdida, porque no es una generación perdida, es una generación más motivada, pero ciertamente es un país que perdió una oportunidad de oro, y al igual que en el boom petrolero de los años setenta, terminamos endeudados, no produciendo nada, y con un Estado con una mayor capacidad de presencia y de represión. Y ojo, no es que no ocurriera antes o no ocurriera en el pasado, pero ha aumentado, ha aumentado significativamente.

Venezuela es un país cuya estabilidad depende de tres factores básicos: la capacidad de distribución del Estado, el precio del petróleo y el acuerdo político entre élites. Y cómo varía la relación entre esos tres factores determina la estabilidad del país. Y en esta coyuntura nos encontramos con algo inusitado en la historia contemporánea de Venezuela: la caída más dramática en el precio del petróleo, con el Estado más grande que hemos tenido en la historia del país, con un acuerdo político entre élites que es por definición excluyente. Entre el rico y el pobre la libertad oprime. Y esta libertad en Venezuela depende de la enorme desigualdad que tenemos como país, una desigualdad económica y una desigualdad que se expresa políticamente también. Las dispersiones en nuestra economía son tan grandes que lo que resulta irrisorio al cambio paralelo, es ridículamente caro al cambio oficial. Y esa distorsión es también una distorsión de los derechos y del acceso al poder, porque la desigualdad no es sólo la desigualdad económica, es la desigualdad en el relacionamiento de los ciudadanos con el poder, y eso es una herencia intrínsecamente chavista., es una herencia de los últimos 14 años de Venezuela, porque se ha reducido en términos reales la desigualdad en el país, y sin embargo nunca hemos sido más desiguales como venezolanos.

Para poner en símil de nuevo con la economía, así como para el gobierno a cambio oficial tendríamos el salario mínimo más alto y más elevado de América Latina, a cambio paralelo tenemos el más bajo. De manera similar ocurre con el ejercicio de nuestros derechos, pero la relación es inversa, a cambio “oficial” tenemos una constitución incluyente, tenemos garantías y derechos de tercera y cuarta generación,  pero los venezolanos ejercemos nuestros derechos, y cuando los vamos a exigir, los exigimos al mercado negro, entonces no somos parte de las principales transformaciones políticas y sociales del continente, mucho menos del mundo. Y nos resulta exorbitante hacer cumplir nuestros derechos más básicos, porque nuestros derechos más básicos se rigen por el mercado paralelo, mercado paralelo que al igual que la economía controla el Estado. Todos los movimientos político venezolanos han llegado a refundar la República, a rehacer el país, ninguno ha llegado a construirlo. Todos llegaron con la idea de que no había nada antes que ellos y que todo lo que había, había estado mal, y que después de ellos, o sin ellos, es el colapso. El chavismo no es la excepción, al contrario, ha profundizado esa tendencia en la política venezolana.

Como para ir cerrando quizás, y dar paso. ¿Qué nos queda? Después de que desmontamos el discurso político. Nos queda una sociedad ridículamente homogénea, y en ese homogeneidad nuestras diferencias se hacen aun más graves, por contradictorio que suene. Somos tan iguales, que las diferencias que tenemos se sienten mucho más. Y somos una sociedad con una ilusión de diversidad, entre dicotomías falsas, las dicotomías venezolanas entre el Caracas y el Magallanes, entre el sussy y el cocosete, entre AD y COPEI, y eso no es distinto a lo que ocurre hoy en día. ¿Qué nos queda? Una sociedad complaciente con el poder, quizás ese sea el elemento de continuidad más grande del país, una sociedad complaciente con una realidad mágico-religiosa, incapaz de cuestionarse a sí misma, que cree en el sereno, una sociedad que cree en una mujer semidesnuda sobre una danta que cree que el papel mojado sobre la frente de un niño le quita el hipo, una sociedad de muletillas, donde las misas son personajes públicos, y los peloteros son ejemplos para la juventud, un país donde la indignación no sobrevive el fin de semana. El pan y circo son lugares tan comunes en Venezuela, que si no hay pan no importa, el problema es si no hay circo. Pero quizás es principal problema del país es que aunque falte el pan, nunca va a faltar el circo, y ese es quizás el elemento más triste de continuidad en la política venezolana contemporánea.